Braford Argentina

 
 

Las evaluaciones genéticas son un instrumento indispensable para el mejoramiento y la promoción comercial del ganado, tanto en el mercado de reproductores, semen o embriones.

Las DEPS (Diferencia Esperada entre Progenies) constituyen una importante herramienta de valor nacional e internacional para la selección objetiva de los reproductores, más allá de sus características fenotípicas, su pedigree y sus premios en las exposiciones.

Con la información recopilada por más de 90 cabañas Braford –que actualmente constituye una base de datos proveniente de 135.000 reproductores relevados-, la coordinación de la ABA y el apoyo técnico de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires para el cálculo de los DEPs de los siguientes rasgos productivos, se publica anualmente el Sumario de Padres Braford:

- De crecimiento: peso al nacer, al destete y final (18 meses)

- Componentes maternos: habilidad materna, producción de leche y capacidad de crecimiento

- Fertilidad: circunferencia escrotal

Los señores socios que deseen conocer más sobre este tema pueden escribir a pegbraf@braford.org.ar


Qué es PegBraf?

FORTALECER EL INSUMO PARA CONSOLIDAR EL PRODUCTO
La confiabilidad y fortaleza de los datos obtenidos mediante la evaluación genética, las DEPs, tiene relación directa con la fiabilidad de los datos que le dan origen. El envío de información inconsistente, por obligación y no por convencimiento, genera distorsiones que afectan al conjunto.

La evaluación genética es una herramienta trascendental para todos los criadores, sean cabañeros o criadores comerciales. Los primeros como generadores o usuarios primarios y los segundos como usuarios secundarios. La información derivada de la evaluación facilita y soporta el trabajo de selección y valoriza la genética para poder utilizarla eficazmente en todas sus formas (semen, embriones o animales en pie), tanto en el país como en el exterior. En consecuencia, necesitamos que el PEGBraf sea una evaluación sólida, enteramente creíble, en la que podamos confiar. Para eso es vital que los datos que ingresan al programa, las pesadas y las mediciones de circunferencia escrotal, y la información adicional –las fechas de nacimiento de los terneros y de las vacas, por ejemplo– sean correctos y completos.
Por ese motivo, se impone hacer un alto y repasar los requisitos que debe cumplimentar la información registrada para poder incluirla en la evaluación genética. En los primeros años del PEGBraf los datos provinieron de establecimientos con años de experiencia en mediciones debido a participar en programas de evaluación en otras razas. Al crecer el programa, sin embargo, se incorporan nuevos criadores que naturalmente desconocen cuáles son los criterios de calidad al medir y cómo impactan los errores de medición o falta de información sobre el sesgo y la precisión de las DEPs. Desde la Asociación Braford Argentina se realiza un esfuerzo enorme por informar a los criadores sobre estos criterios de calidad y se han abierto diferentes canales de comunicación. Este documento es uno de ellos y, en consecuencia, se sugiero leerlo con atención.


A nivel establecimiento o rodeo


Previo a considerar los datos individuales de los animales, el grupo de evaluación genética animal de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (FAUBA) evalúa la consistencia biológica de todos los datos de un rodeo o establecimiento. La idea es detectar problemas colectivos en las mediciones:

  1. Escala de medición: la unidad de medición es el kg y no se consideran pesos al destete o a los 18 meses en escalas de 5 en 5 (170 kg, 175 kg, 180 kg, etc.), o 10 en 10 (170 kg, 180 kg, 190 kg, etc.).
  2. Reporte parcial de información: un error muy común es enviar información de sólo una parte de los animales del rodeo; por ejemplo, reportar los animales más pesados solamente. Esto genera como consecuencia sesgos en las DEPs que generalmente perjudican al criador que envió la información.
  3. Límites a las pesadas: pesos excesivamente bajos o altos (pesos al destete mayores a 300 kg o pesos a los 18 meses mayores a 800 kg, etc.) son sistemáticamente descartados.
  4. Otros: pesos al nacer poco variables, edades al destete por fuera del rango de 100 a 300 días, datos aberrantes, etc., son observados y no incluidos en la evaluación.

Es importante recordar que los controles que realiza la FAUBA son sobre datos que ingresan masivamente y no son infalibles. Cualquier error que se desliza queda automáticamente incorporado en las bases de datos con consecuencias difíciles de prever. La colaboración de los criadores en este punto es fundamental. Frente a casos sospechosos, se realiza una batería de tests estadísticos que permiten detectar con alta precisión algunos de estos problemas. Cuando los tests indican una alta probabilidad de inconsistencia biológica, ningún dato de ese rodeo en ese año es incluido en el PEGBraf.
Un párrafo aparte merece el tratamiento de la edad de la madre a la medición. Dado que para caracteres como el peso al nacer o al destete la edad de la madre es incluida dentro del modelo de evaluación, animales que no posean la fecha de nacimiento de la vaca madre no pueden ser incluidos. El problema era tan importante en el pasado que el sistema de información de la ABA, donde se centralizan los datos antes de enviarlos a la FAUBA, no remite más los datos de los productos que no tengan informada la edad de la madre. Técnicamente, si no se conoce exactamente la fecha de nacimiento es aceptable informar el año de nacimiento de la vaca. Sin embargo, la recomendación es siempre reportar la fecha de nacimiento exacta, porque, si no es así, queda registrada una fecha ficticia que limita realizar análisis más sofisticados, como evaluaciones de edad al primer parto, para citar un ejemplo. Frente a casos sospechosos, la unidad de evaluación realiza un análisis estadístico por establecimiento para detectar si se verifica el efecto esperado de la edad de la madre sobre el peso al nacer y el peso al destete: las vaquillonas producen terneros más livianos que van aumentando de peso con la edad de la vaca hasta la madurez (5 a 8 años) para caer finalmente en las vacas de más de 9 a 10 años de edad. Cuando este efecto no es observado todos los datos del establecimiento en ese año son excluidos.
Finalmente, es importante hacer mención al grupo de contemporáneos. Es vital para la calidad de la evaluación genética que el criador consigne claramente en la planilla el grupo de manejo de los productos que informa. En la actualidad, y como en muchos otros programas de evaluación genética en el mundo, el PEGBraf no acepta grupos de contemporáneos menores a los 5 animales e hijos de al menos dos padres distintos. La razón es puramente técnica: evitar problemas de pequeñas muestras y/o confundir efectos de padre con efectos de manejo. Es muy importante, como mencionáramos previamente, que el criador informe todos los terneros del grupo contemporáneo.


A nivel individual


Con respecto a la información individual de cada producto reportado al PEGBraf es importante considerar:

  1. Identificación de los padres: cada producto reportado debe poseer padre y madre debidamente identificados, excepto, en el caso de los toros, que se trate de padres de servicio colectivo, en cuyo caso debe consignarse claramente en la planilla en la columna de tipo de servicio. Caso contrario, el registro no puede ser incluido. En este punto es oportuno comentar el valor de la correcta identificación genealógica en el caso de las hembras: dado que en todos los establecimientos una proporción importante del rodeo de hembras es producida por su propia reposición, la unidad de evaluación puede armar correctamente el pedigree de las futuras madres de terneros con datos a partir de que esas vacas ingresaron al PEGBraf como terneras.
  2. Peso al nacer y peso al destete: la hacienda crece trazando una curva de forma variable para cada animal. De ahí la necesidad de tomar al menos tres pesos: nacer, destete y final (a los 18 meses). Con dos pesadas podemos trazar una recta, pero con una sola no podemos hacer nada. En consecuencia, no se aceptan animales que no tengan mediciones de los dos caracteres: peso al nacer y peso al destete. En particular, se estableció como criterio que sólo entrarán en la evaluación animales nacidos antes del 1º de septiembre del año anterior. Los nacidos posteriormente podrán incluirse en la evaluación siguiente. De este modo garantizamos que todos los animales puedan ser destetados, pesados y registrados antes del cierre de la entrega de datos del PEGBraf el 31 de marzo. Como la experiencia ha indicado que en ocasiones se dificulta realizar los destetes y completar las planillas a tiempo, a partir de la evaluación 2017 se permite informar las pesadas al destete de productos reportados al cierre con su genealogía y correspondiente pesada al nacimiento. La fecha límite para cargar los destetes es el 24 de abril (PEGBraf 2017). Para ser consistentes con este punto, la ABA ha establecido que a las categorías de terneros jóvenes no se les requerirá DEPs para la Exposición Nacional.
  3. Destete precoz: los destetes precoces no permiten evaluar la aptitud materna de la vaca, carácter universalmente incluido en todas las evaluaciones genéticas de hacienda de carne. Por lo tanto, la mínima edad al destete para que el registro pueda ser incluido es de 100 días, mientras que el máximo es de 300 días (téngase presente que la recomendación del documento elaborado por el Foro Argentino de Genética Bovina es un rango entre 160 y 270 días). Animales con edades al destete menores a 100 días o mayores a 300 días no serán incluidos en el PEGBraf. Asimismo, cuando un ternero fuese pesado entre los 160 a 270 días de edad, aún sin ser destetado, dicha pesada será considerada en el PEGBraf como el peso al destete.
  4. Peso a los 18 meses: el Foro Argentino de Genética Bovina sugiere registrar el peso final “alrededor de los 550 días de edad, dentro del rango 500 - 600 días, dependiendo de la raza”. Dado que razas con genes índicos son utilizadas en regiones subtropicales donde el crecimiento está más restringido, el PEGBRaf considerará como pesos finales a aquellas pesadas registradas entre los 450 (alrededor de los 15 meses) y los 730 días (2 años) de edad. Es importante remarcar que no deben incluirse en la evaluación de esta característica las hembras que superen los 3 meses de gestación.

En resumen, para el PEGBraf 2017 sólo se incluirán animales que:

  1. Hayan nacido antes del 31 de agosto de 2016. Los que nazcan luego de esa fecha serán incluidos en la evaluación 2018.
  2. Posean ambos padres identificados (excepto padres de servicio colectivo).
  3. La fecha de nacimiento (o al menos el año de nacimiento) de la madre sea conocida fehacientemente.
  4. Posean pesos al nacer y al destete. Estos datos deben además ser biológicamente consistentes y, en la escala de medición, la mínima unidad debe ser 1 kg. Pesadas de animales no destetados pero en el rango de edad de los 160 a 270 días serán reconocidas como si fuesen el peso al destete.
  5. Con edades de destete comprendidas entre 100 y 300 días.
  6. Con edades de peso final comprendidas entre 450 y 730 días.

Para reflexionar


La Asociación Braford Argentina puso en marcha en 2005 su plan estratégico basado en la siguiente premisa:

SELECCIÓN + INFORMACIÓN = MEJORAMIENTO GENÉTICO INDIVIDUOS SUPERIORES

 

La idea madre del plan es consolidar la raza a partir de fortalecer los procesos de selección fenotípica con información genealógica y productiva, con vistas a liderar el mercado local y regional de genética. La selección basada en conceptos técnicos y sustentada con información de origen de sangre y desempeño productivo dan origen a los individuos genéticamente superiores, entendiéndose por ello a ejemplares capaces de reproducirse mejor y producir más en la misma situación ambiental que sus pares y con potencial mayor que aquellos para incrementar su performance ante mejoramientos del ambiente (alimentación – sanidad – clima – etc.).

El soporte táctico de esa estrategia ha sido la exitosa puesta en marcha del Plan de Cuatro Puntos: Reempadronamiento + Nuevo Plan de Crianza + Nuevos convenios con SRA + Modificación de costos (más valor por el mismo precio). El soporte operativo de esa estrategia es el nuevo software de registros desarrollado por la ABA. Los datos que ingresan a la evaluación genética son remitidos a la FAUBA a partir de dicho sistema. Así, se cuenta con información más sólida, más fácilmente filtrable de acuerdo a los criterios enunciados y, consecuentemente, más confiable. Tenemos todas las condiciones dadas para generar una evaluación genética sólida y confiable para liderar la ganadería regional. No desaprovechemos la oportunidad.

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com